L.A.I.A. es una organización sin ánimo de lucro, que busca mejorar la comunidad creando espacios para la expresión y el entendimiento en las distintas ciudades con mayor diversidad étnica y cultural del mundo, creemos en la importancia de la integración para el crecimiento del individuo, la familia y la comunidad; y el Arte y la Cultura son los medios perfectos para lograrlo.

POR GENTILEZA DE UNA GRAN AMIGA Y MEJOR MUJER, MÓNICA IVULICH, ESTAMOS PRESENTANDO L.A.I.A. ARGENTINA, QUE SE ACOPLA , A LAS SEDES QUE ESTAN TRABAJANDO EN LATINOAMÉRICA Y EUROPA
- ( en EEUU CLIKEA EN :http://jurukan.wixsite.com/laia ), O Latin American Intercultural Alliance EN FACE BOOCK, PARA VER LA DE ESPAÑA CLIKEA : Laiaes España Intercultural )





"Cuando las cabezas de las mujeres se juntan alrededor de “un fuego”, nacen fuerzas, crecen magias, arden brasas, que gozan, festejan, curan, recomponen, inventan, crean, unen, desunen, entierran, dan vida, rezongan, se conduelen."( Mónica Ivulich)

UNION, TOLERANCIA Y PAZ

AGRADECEMOS A LA SRA. GRABRIELA ARIAS URIBURU POR ACEPTAR EL MADRINAZGO DE ESTA SEDE ARGENTINA!



FUNDADORA DE L.A.I.A. ARG . SRA. MARTA RODRIGUEZ
15-5937-0502

TODAS LAS RAZAS, TODOS LOS CREDOS...

TODAS LAS RAZAS, TODOS LOS CREDOS...

miércoles, 12 de noviembre de 2014

COMO SER FELIZ EN UN MUNDO INSEGURO

Como vivir en un mundo inseguro y ser feliz

Hoy, más que nunca, la humanidad se enfrenta a la incertidumbre. ¿Cómo podemos encontrar la seguridad en un mundo incierto?
De  la sociedad occidental, hemos aprendido a buscar la seguridad en el lugar equivocado: lo buscamos fuera de nosotros mismos. La gente y las cosas que nos rodean nunca calmarán nuestra inseguridad, pues en el fondo sabemos que todo podrá cambiar en un instante.
imagen
Si vemos o leemos las noticias encontramos indignados poblando las calles de varios países que hasta ayer no tenían conflicto social, que gozaban de un nivel de bienestar y comodidad, una cierta “seguridad” y ahora las voces motivadas por la injusticia se hacen escuchar. Por otro lado, el grupo que antes enarbolaba las acciones violentas del país vasco hoy declara la paz en un cese de acciones de ese tipo, en Medio Oriente se intercambian prisioneros y se ve como una oportunidad para acuerdos más profundos.

Día a día, los matrimonios sólidos se terminan por la infidelidad, perdemos un puesto de trabajo de veinte años por un cambio de política en la empresa y los ahorros de toda una vida se evaporan en un instante en las manos de un inversor corrupto. La inseguridad del mundo es una realidad que muchas veces preferimos ignorar.

Como seres humanos, tendemos a enfocarnos en nuestras diferencias. Nos fijamos en las cosas que nos hacen sentir superiores o inferiores a los demás. Sin embargo, los aspectos mas importantes de la vida son universales. Lo más esencial y poderoso que todos compartimos es nuestra capacidad de amar.

La naturaleza del amor es un misterio, no porque sea imposible de descubrir, sino porque es imposible de explicar. El intelecto nunca puede abarcar la inmensidad del amor así como un vaso no puede contener un océano. Sin embargo, experimentar el amor no sólo es posible sino que es la cosa más natural del mundo. No estoy hablando del amor que sentimos por otro, estoy hablando de la presencia del amor en todo, esa energía que es nuestro propio ser. Se manifiesta como la experiencia religiosa proverbial, la paz que sobrepasa todo entendimiento, el nirvana. Es lo único que puede llenar el corazón humano. Es lo que yo llamo amor-conciencia.

En un mundo de creciente incertidumbre, cada uno de nosotros tiene la responsabilidad de hacer una diferencia al convertirnos en la paz del amor-conciencia. Podemos declarar la guerra a otras naciones, pero eso no cambiará nada. El terrorismo no puede ser detenido con la guerra, al igual que el fuego no se puede apagar con más fuego. Pero aunque esto sea cierto, es inútil culpar a los políticos, o incluso la guerra misma. Si no podemos encontrar la paz interior, ¿Cómo podríamos crear un mundo pacífico y armonioso? Nuestras mentes, llenas de charla disonante y confusión, son el origen de nuestra inseguridad. Nuestras acciones surgen de nuestros pensamientos y sentimientos. Si estamos llenos de miedo, ¿Cómo podemos contribuir a una sociedad unida en el amor?

Como seres humanos, gozamos de libre albedrío: el poder de elección. Como consecuencia, nuestro destino se redefine en cada momento.

Cuando Bill Clinton le preguntó a Nelson Mandela si sentía odio por sus opresores, él le respondió: "Me di cuenta de que si seguía odiándolos una vez que me montara en ese coche y atravesara la puerta, estaría todavía en la cárcel. Así que lo solté, porque quería ser libre".

En la búsqueda de la paz, hay algo muy concreto en lo que todos podemos contribuir. En cada momento, podemos hacer una elección: elegir descansar en la paz duradera que yace dentro de nosotros ahora y que nadie nos puede quitar.

De la misma manera que el haber aprendido a depender de nuestro entorno nos ha llenado de miedo, podemos aprender a depender de nuestro estado interior y encontrar una seguridad que siempre es prístina e intocable. Vamos a llenar nuestra vida personal con paz, honestidad y transparencia; eso va a contribuir mucho más a la paz mundial que cualquier guerra.

En nuestra sociedad, solemos responder a los cambios enterrando la cabeza en la arena. Hacemos de cuenta de que no existen. Nos volvemos rígidos, buscando la permanencia ilusoria de la rutina para sentirnos seguros y en control. Muchos de nosotros pasamos la vida construyendo la ilusión de un entorno estable: una carrera confiable, un matrimonio sólido y la seguridad financiera. No hay nada malo en buscar el éxito material y una relación estable, pero si nuestro sentido de seguridad depende de esas cosas, estamos construyendo nuestra casa sobre una base frágil. Por más que tratamos de ignorarlo, no estamos en control de este mundo errático y nunca lo estaremos. Cuando nos damos cuenta de la imposibilidad de la permanencia externa, podemos empezar a cultivar la única cosa que puede dar la auténtica seguridad: la paz interior.

Hasta la próxima semana.

Isha, maestra espiritual y autora de "Sobre las nubes" "Vivir para Volar", "El amor sobre todas las cosas", "¿Por qué caminar si puedes volar?" de Aguilar Fontanar. Visita www.isha.com

COMO SUPERAR LA INSEGURIDAD

¿Cómo superar el sentir inseguridad interna frente a todo?

Una sensación de pánico está silenciosamente presente condicionando nuestras decisiones y lo que elegimos hacer. El miedo nos agobia entonces.¿Qué podemos hacer?
Por Isha

 imagen
El tema de la inseguridad nos bombardea por doquier, las noticias locales y del mundo, el salir a la calle, la naturaleza, nuestros niños... Una sensación de pánico está silenciosamente presente condicionando nuestras decisiones y lo que elegimos hacer.  Nuestras reacciones muestran esto muchas veces y con claridad, y nuestros hijos nos lo muestran también. El miedo nos agobia entonces. ¿Qué podemos hacer?

Para empezar, no rechaces la inseguridad que sientes, pues si lo haces te seguirá persiguiendo y será cada vez mayor. Te propongo sanar el dolor que carga, pues si bien tenemos un millón de excusas externas para justificarla, vienen de un lugar muy profundo en nuestro interior. Yo también solía hacer eso, negaba y no toleraba mi inseguridad. Si me sentía tímida o intimidada, no lo soportaba. Yo tenía una idea de quién era yo, y cuando este monstruo salía y me sentía nerviosa, lo tenía que esconder, y ¿cómo lo escondía?: bebiendo, mintiendo, o haciendo lo que fuera para deshacerme de él, porque yo tenia una idea, una forma en la que me tenia que presentar a los demás. Todos los humanos hacemos esto. Entonces, no se trata de seguir escondiéndolo, sino de mirar ese lugar y aprender a amarlo, a abrazarlo en nosotras mismas y así, ya no nos perseguirá en lo exterior.

Si un niño está asustado, ¿ lo castigas por eso? ¡No! Lo amas, le hablas, lo consuelas, ¿verdad? Somos así con nuestros niños, pero no con nosotras mismas. Con nosotras mismas  somos violentas y no aceptamos esas partes, así que primeramente, tenemos que aprender a aceptar cada parte, no resignadamente, no sintiendo fracaso, sino aprendiendo a amar a esa niña y permitiéndole que vea más allá de eso.

¿Cómo puedes lograr esto? Pues en mi vida he aprendido que hay una sola manera: siendo honestas y descubriendo primeramente lo que sentimos. Tantas veces ignoramos totalmente nuestro sentir, o lo rechazamos,  y de esa manera sólo crece, pues la naturaleza de las emociones es el fluir, no el estancarse, y cuando las ignoramos se hacen mayores.  Luego, enfrentando eso que sentimos o tememos.  Caminando hacia esos miedos, yendo directo hacia ellos y rápidamente, como si fueras a abrazar al monstruo que te asusta, y de pronto desaparece entre tus brazos. No era más que una idea, una mala interpretación de un susto pasado, algo que no es realidad y que hemos estado alimentando toda nuestra vida. Cuanto más rápido vayamos hacia ellos y los atravesemos, logrando así ir más allá de la limitación que nos imponen, más rápido la ilusión de separación, de limitación, de sufrimiento, de miedo, caerá, y  podrás ver cómo la energía que creó ese miedo se transforma. ¿Y qué queda entonces? Siempre queda más amor, siempre del otro lado del miedo, cuando éste se disuelve, está el amor, siempre hay más amor.  Pero tienes que exponerlo desde un lugar amoroso tambien, no de agresión, tampoco ignorarlo. Si lo tratas de evitar se transforma en un tsunami. Atraviesa eso y abraza todo.

Ahora bien, estás por salir a tu trabajo o llevando a los niños al colegio, o yendo a dar un examen, y surge la ansiedad, en esa ansiedad está la carga y expectativa de que las cosas sean de la manera que  tú quieres que sean, tal vez esa ansiedad a veces toca la línea de un pánico en el cual estarás ahí controlándolo todo.  Ya sabemos que si le peleas, eso no pasa, si lo ignoras, se agranda y dispara, y si lo adormeces, queda por debajo y te mantiene viviendo cada vez más en la superficie.  Entonces, te propongo que vayas más profundo en tu sentir, más allá de la ansiedad que produce esa inseguridad – como si fueras a sumergirte en el mar yendo más allá de las olas que rompen alto con su cresta arremolinada en la espuma -  y verás que todos los pensamientos y sentires que la acompañan se tornan más suaves y silenciosos, como cuando estás debajo del mar y puedes ver arriba el movimiento,  pero tu estás en calma. Y  así, encontrarás algo más.

Y permíteme que te diga, que cuando te transformas en amor-conciencia, cuando el amor incondicional a uno misma se torna en una fuerza que te llena  abundantemente, entonces, de la misma manera, fluye hacia todo y hacia todos.  Y entonces sí se transforma en una fuerza magnética poderosa que atrae todo hacia tí, y tus creaciones superarán tus expectativas. Verás que, en realidad, nunca te ha faltado nada y que todo está aquí y ahora, porque cuando  te sientes así, todo viene hacia tí. Cuando sueltas las expectativas que te llevan a un futuro que no existe y te alejan de este momento, puedes encontrarte en el presente, anclada, sintiendo lo que es, viendo con claridad y decidiendo desde esa seguridad que ya está instalada en ti, y sabe, y que por sobre todo, es tu brújula, tu timón, tu guía total.  Eres tú misma eligiendo lo que es mejor para ti, siempre.

Cuando te anclas en este espacio, estarás siendo el amor y te sentirás completa dentro tuyo. Entonces, sé el amor, elige el amor y simplemente vendrá hacia tí, pero sólo enfócate en dar y dar y dar, pues no hay límite.

Fuimos entrenados para pensar que todo es limitado, y este pensamiento nos lleva a esa ansiedad e inseguridad. Pero ahora, a enfocarse en el amor y a  vivir la abundancia ilimitada de la creación.  Te invito a crear esta experiencia, y me irás contando tu sentir.

Hasta la próxima columna.

Isha, maestra espiritual y autora de "Sobre las nubes" "Vivir para Volar", "El amor sobre todas las cosas", "¿Por qué caminar si puedes volar?" de Aguilar Fontanar.- www.isha.com - argentina@isha.com -