L.A.I.A. es una organización sin ánimo de lucro, que busca mejorar la comunidad creando espacios para la expresión y el entendimiento en las distintas ciudades con mayor diversidad étnica y cultural del mundo, creemos en la importancia de la integración para el crecimiento del individuo, la familia y la comunidad; y el Arte y la Cultura son los medios perfectos para lograrlo.

POR GENTILEZA DE UNA GRAN AMIGA Y MEJOR MUJER, MÓNICA IVULICH, ESTAMOS PRESENTANDO L.A.I.A. ARGENTINA, QUE SE ACOPLA , A LAS SEDES QUE ESTAN TRABAJANDO EN LATINOAMÉRICA Y EUROPA
- ( en EEUU, http://jurukan.wix.com/laia ) EN ESPAÑA : Laiaes España Intercultural )





"Cuando las cabezas de las mujeres se juntan alrededor de “un fuego”, nacen fuerzas, crecen magias, arden brasas, que gozan, festejan, curan, recomponen, inventan, crean, unen, desunen, entierran, dan vida, rezongan, se conduelen."( Mónica Ivulich)

UNION, TOLERANCIA Y PAZ

AGRADECEMOS A LA SRA. GRABRIELA ARIAS URIBURU POR ACEPTAR EL MADRINAZGO DE ESTA SEDE ARGENTINA!



FUNDADORA DE L.A.I.A. ARG . SRA. MARTA RODRIGUEZ
15-5937-0502

TODAS LAS RAZAS, TODOS LOS CREDOS...

TODAS LAS RAZAS, TODOS LOS CREDOS...

lunes, 19 de enero de 2015

MEDITACION TRASCENDENTAL...... CLASES


Yoga, zen y meditación trascendental



¿Qué es el yoga?
La palabra yoga sugiere a muchos la práctica regularizada de ejercicios físicos, gimnásticos y mentales.
Y ciertamente lo es. Precisamente a esto alude su etimología significativa de enyugar los poderes
y psíquicos del individuo en orden a conseguir el desarrollo pleno de su personalidad.
¿Qué tipos de yoga hay?
Hay muchos tipos de yoga. El criterio diferenciador de las diferentes clases de yoga radica

en su punto de partida o -quizás mejor- de apoyo.

Se enumeran a continuación las principales clases de yoga y su punto de apoyo primordial:

1) el filosófico (jñana-yogayoga del conocimiento) que acentúa la liberación de la mente

de la influencia de lo sensorial;

2) el operativo o de la acción (karma-yoga), que se apoya en la concentración en el

cumplimiento del deber o de cada acción sin apegamiento a los resultados;

3) el vivencial, irracional (bhakti-yoga), de donación absoluta a la divinidad por medio de

la exaltación del sentimiento;

4) el mágico-verbal (mantra-yoga), que no pone en primer lugar las ideas, ni la acción,

ni el sentimiento, sino el sonido de la misma palabra, casi siempre enigmática e

ininteligible (mantra), repetida lenta y tenuemente en sincronía con el ritmo de la respiración;

5) el corporal (hatha-yoga), que concede un valor prioritario a los ejercicios encaminados

a obtener la regulación y el control de la respiración, así como la fijación de la mente

en una idea o cosa determinada;
6) el laya-yoga o yoga de la disolución, explicación teórica de la praxis (hatha-yoga),

convertida en doctrina de salvación. Parte de una concepción anatómica y fisiológica

del hombre, que no es científica y que busca su equivalencia entre el macrocosmo (universo) y

el microcosmo (hombre);
7) el yoga psicomental (raja-yoga); etc.

PARA APRENDER ESTO Y MUCHO MAS A FINES DE FEBRERO MARCELA COMIENZA SUS CLASES....
ANOTATE EN CUANTO SALGAN LA FECHAS
GRACIAS 

VUELVE... ESO ES TODO

Cada vez que te des cuenta de que te has ido al pasado o al futuro, no te sientas culpable, no te crees problemas por ello. Simplemente, vuelve al presente. No pasa nada. Simplemente, recupera tu conciencia. 
La perderás millones de veces; no te va a salir ahora mismo, inmediatamente. Puede suceder, pero no puede suceder por tu causa. Es un modo de conducta fijo desde hace tanto, tantísimo tiempo, que no lo puedes cambiar de buenas a primeras. Pero no te preocupes, la existencia no tiene ninguna prisa. La eternidad puede esperar eternamente. No crees tensiones por ello.
Cada vez que sientas que te has perdido, vuelve; eso es todo. 
No te sientas culpable; eso es un truco de la mente, que está otra vez jugando a sus juegos. No te arrepientas. Simplemente, cuando pienses, vuelve a lo que estuvieras haciendo. 
Si estás tomando un baño, vuelve; si estás comiendo la comida, vuelve; si estás dando un paseo, vuelve. 
En el momento en que sientas que no estás aquí y ahora, vuelve... Simplemente, inocentemente, no crees culpa. Si te sientes culpable, no has entendido nada.

La eternidad no tiene problemas; todos los problemas existen en el plano horizontal (el ego). 
El plano vertical (el Ser) no conoce problemas; es puro gozo, sin nada de ansiedad, sin nada de angustia, sin ninguna preocupación, sin ninguna culpa, sin nada. 
Sé simple y vuelve.



Te perderás muchas veces, dalo por seguro. Pero no te preocupes por ello. Así son las cosas. Te perderás muchas veces, pero eso no importa. No prestes atención al hecho de que te hayas perdido muchas veces, presta mucha atención al hecho de que te has reincorporado muchas veces.

Que te pierdas es algo natural. Eres humano, has vivido en el plano horizontal (el ego) durante muchísimas vidas, así que es natural. Lo estupendo es que has regresado muchas veces. Has hecho lo imposible; siéntete feliz por ello.

En veinticuatro horas te perderás veinticuatro mil veces, pero te reincorporarás otras veinticuatro mil veces. Y ahora empieza a funcionar un nuevo modo. Has regresado un montón de veces; ahora se empieza a abrir una nueva dimensión, poco a poco. 
Cada vez serás más capaz de mantenerte consciente, cada vez serán menos las idas y venidas. El recorrido de ida y vuelta se irá acortando cada vez más. Cada vez te olvidarás menos, cada vez te acordarás más; estás entrando en la vertical (el Ser). De pronto, un día, la horizontal (el ego) desaparece. La conciencia gana intensidad y la horizontal desaparece.

A esto es a lo que se refieren el Budismo Zen, el Vedanta y los hindúes, al decir que este mundo es ilusorio. Porque cuando la conciencia se hace perfecta, este mundo, este mundo que has creado a partir de tu mente, simplemente desaparece. Y otro mundo se te revela. 
El Maya desaparece, la ilusión desaparece... la ilusión está ahí a causa de tu sueño, de tu inconsciencia.
Si puedes recordar, aunque sea una sola vez, que esto es un sueño, eso provoca un choque y el sueño se hace pedazos y tú te despiertas.
Este mundo que ves a tu alrededor no es el mundo real. 
No es que no exista: sí que existe, pero lo estás viendo a través de un velo de sueño. Entre tú y él está la inconsciencia, la identificación.

Osho