L.A.I.A. es una organización sin ánimo de lucro, que busca mejorar la comunidad creando espacios para la expresión y el entendimiento en las distintas ciudades con mayor diversidad étnica y cultural del mundo, creemos en la importancia de la integración para el crecimiento del individuo, la familia y la comunidad; y el Arte y la Cultura son los medios perfectos para lograrlo.

POR GENTILEZA DE UNA GRAN AMIGA Y MEJOR MUJER, MÓNICA IVULICH, ESTAMOS PRESENTANDO L.A.I.A. ARGENTINA, QUE SE ACOPLA , A LAS SEDES QUE ESTAN TRABAJANDO EN LATINOAMÉRICA Y EUROPA
- ( en EEUU CLIKEA EN :http://jurukan.wixsite.com/laia ), O Latin American Intercultural Alliance EN FACE BOOCK, PARA VER LA DE ESPAÑA CLIKEA : Laiaes España Intercultural )





"Cuando las cabezas de las mujeres se juntan alrededor de “un fuego”, nacen fuerzas, crecen magias, arden brasas, que gozan, festejan, curan, recomponen, inventan, crean, unen, desunen, entierran, dan vida, rezongan, se conduelen."( Mónica Ivulich)

UNION, TOLERANCIA Y PAZ

AGRADECEMOS A LA SRA. GRABRIELA ARIAS URIBURU POR ACEPTAR EL MADRINAZGO DE ESTA SEDE ARGENTINA!



FUNDADORA DE L.A.I.A. ARG . SRA. MARTA RODRIGUEZ
15-5937-0502

TODAS LAS RAZAS, TODOS LOS CREDOS...

TODAS LAS RAZAS, TODOS LOS CREDOS...

lunes, 25 de junio de 2012

El afecto necesita tiempo y espacio compartido
En esta vida agitada se tiene poco tiempo para estar juntos, con la pareja, con los hijos. Ello preocupa, y la defensa se hace diciendo que no importa tanto la cantidad de tiempo como la calidad, la intensidad del contacto. Se dice que es mejor una hora intensa que una tarde de tedio. No todas las presencias son igualmente importantes.

Algunas personas son comparsas, pero otras, más bien pocas, son fundamentales. A estas últimas se les denomina significantes, aunque las primeras no deben calificarse de insignificantes, pues forman también parte de la red de afectos. Se necesitan las presencias significantes, aun con mayor urgencia que el alimento. Es necesaria compañía auténtica; cuando ello no ocurre, los seres humanos se convierten en desnutridos afectivos.

Es una urgencia sentir esas presencias, pues es apremiante construir una constelación de afectos y saberla presente, integrándose vivencialmente a ella. Para que una presencia sea significante, para que cuente, no basta estar ahí. No es suficiente poner el bulto, es indispensable irradiar afecto. Es necesario desear estar con la persona y ella con nosotros. Ello implica hacer un acuerdo, tácito o explícito, de tener tiempo juntos, de compartir un espacio común y manifestarse afecto de una forma adecuada.
Pero también hay ausencias que son presencias. El hombre muy lejos del hogar dispone de recuerdos. Una casa que ha sido habitada por afectos no será jamás un desierto desolado. La acción sobre los demás se efectúa por medio de la presencia presente o de la ausencia presente. Se definirán estos términos que serán muy útiles para entender la dinámica interpersonal.

Presencia presente: es la unión de la presencia física y la presencia afectiva. Se necesita estar juntos; para ello se inventaron la sala, la mesa de comedor, las celebraciones, las vacaciones, el fin de semana. Para el desarrollo afectivo del niño son indispensables los paseos, el helado, el aprendizaje de montar en bicicleta, el cuento leído en compañía, la tarea hecha juntos. La presencia presente se manifiesta por el tacto, la caricia física, la sonrisa, el diálogo. Así se construye un puente entre dos seres.
Ausencia presente: no está la presencia física, pero sí la afectiva; se siente su ausencia presente. Así la soledad estará habitada. La vida hace imposible estar físicamente juntos todo el tiempo, pero se pueden crear hilos invisibles que hagan estar en contacto a distancia. Por ello se inventaron el teléfono, las cartas, las flores, los regalos, la grabadora, los videos, las fotos. Y, además, ayuda intensamente la memoria, pues los recuerdos son lumbre y fuego en épocas adversas.



Es conveniente cierta dosis de ausencia presente, pues una presencia ubicua puede ser opresiva. Un hijo crecerá más independiente y seguro con cierta ausencia presente; además, sabrá valorar en su plenitud la presencia presente cuando la tenga. Que vaya a fiestas solo, que duerma donde los amigos, que pase unos días con los abuelos. Pero esa dosis de ausencia presente no debe ser excesiva. Se deben evitar las ausencias innecesarias y por tiempo prolongado, en especial en los primeros años. Una fotografía no reemplaza un beso de buenas noches, pero sí mitiga una ausencia.
Presencia ausente: está el bulto, pero nada más. Son presencias frías, lejanas, aisladas, a veces hostiles, agresivas, violentas. No manifiestan cercanía. El cónyuge está metido en el trabajo que llevó a casa. Los padres están sumergidos en el periódico, en el bar, en el hobbie que los obsesiona. El niño es así una interferencia molesta. Y el mayor extremo de presencia ausente es la gente que vive ensimismada rumiando soledad y amargura, y destilando rencor y logrando contagiar a otros.





Ausencia ausente: la persona no está y no significa. Ello ocurre en muchos más hogares de los que es posible imaginar. Se puede estar ausente por muerte, y es quizá la ausencia que menos duele. Por ejemplo, las viudas transmiten generalmente a sus hijos un recuerdo idealizado del difunto.

O se está ausente por no reconocimiento. La paternidad irresponsable, tan común aún, y que se traduce en no darle el apellido al hijo, en no cuidar de sus necesidades materiales elementales. O se está ausente por abandono. Este puede ser total, generalmente se deja a la madre con sus pequeños hijos encadenada a pasar penurias y barreras casi insalvables en el desarrollo adecuado de los hijos.

O parcial, como esa negligencia continuada para dar afecto, para atender adecuadamente sus necesidades materiales. Cuando el afecto del niño choca contra un muro de egoísmo se llena de resentimiento. O se está ausente por separación de los padres. Es una forma en aumento, que duele y traumatiza.

Uno de los grandes deberes como padres es el de generar presencias presentes y ausencias presentes, con el fin de crear para los hijos unos modelos de identificación, una constelación de afectos, una red de cariño. Es la mayor responsabilidad. A veces se cree que el tiempo es de calidad si es intenso, si una actividad excitante se sigue a otra. Ello no es así, es el afecto el que debe ser intenso.

Cada actividad debe ser efectuada gustosamente, manifestándole al hijo que su sola compañía es iluminante, suficiente para llenar de alegría el tiempo compartido, el cual será de calidad únicamente si la presencia es presente. Y la ausencia solamente será constructiva si es una ausencia presente.

Fransisco Javier Leal Caicedo
Pediatra y filósofo
Terapia Floral

La Terapia Floral utiliza como principal instrumento las esencias florales.
Las únicas esencias aprobadas por la OMS (Organismo Mundial de Salud) son las esencias Florales de Bach (imágenes), que llevan el apellido del Dr. Edward Bach (1886-1936) este médico, cirujano, biólogo, bacteriólogo, nacido en las afueras de Gales en 1886, después de una intensa investigación que le llevó años de su vida, descubrír las esencias florales, extraídas de las flores que crecían en Gales. Después de mucho andar aprendí una manera de sanar a sus pacientes con un método nada invasivo, que tenía en cuenta al ser humano en toda su plenitud, no solamente en su cuerpo, principalmente en las emociones, que es donde se genera la enfermedad.
Equilibrando el cuerpo emocional del paciente, se equilibra todos los aspectos del hombre, ya sea a nivel mental como físico.
Esta terapia, no remplaza en ningún sentido el tratamiento médico, que nunca se debe dejar, es un complemento y una ayuda a la sanación del cuerpo físico y emocional.
Por supuesto actuarán primero en equilibrando las emociones, como los miedos, las angustias, fobias, stress, nerviosismo, desesperación, soledad, desánimo, abatimiento, depresión, etc., Porque detrás de estas emociones negativas siempre se oculta la enfermedad física.
No tienen ningún tipo de contraindicaciones, cualquier persona las puede tomar, inclusive los niños, ancianos, embarazadas, bebés, mascotas etc.
La Terapia, además de recetar las esencias, consiste en una exhaustiva entrevista con el paciente, donde el terapeuta determinar las esencias necesarias para aliviar al consultante.

                                                      
                                                 

como combatir la ANSIEDAD!

Alimentos para combatir la ansiedad


Muchas personas sufren de ansiedad y muchas veces no es tan fácil darse cuenta. Todos en algún momento de nuestras vidas hemos pasado por un momento de ansiedad y es parte de nuestra naturaleza pero ¿sabías que hay ciertos alimentos que pueden ayudarte a luchar contra esta desagradable situación?
Hoy en VivirSalud te contamos algunos de los diferentes aspectos sobre la ansiedad y te traemos una pequeña lista con algunos consejos que pueden ayudarte a combatir la ansiedad con la alimentación.

La ansiedad

La ansiedad es una respuesta emocional de nuestro organismo que se hace presente ante situaciones desagradables que nos conmocionan, nos hacen sentir mal o nos preocupan.
En realidad se trata casi de una cuestión de supervivencia y, tal como pueden ser el miedo, la tristeza, la ira, el dolor o bien la felicidad, es parte de nuestra naturaleza como seres humanos.
La ansiedad también puede multiplicarse o desarrollarse con mayor facilidad si existen deficiencias de nutrientes y otras vitaminas, algo que se puede remediar ajustando un poco nuestra dieta y regulando que es lo que estamos comiendo.

5 alimentos para combatir la ansiedad

Vegetales y otros alimentos con vitaminas B

Alimentos para combatir la ansiedad-1.jpg Sobrellevar altos niveles de estrés ligados a la ansiedad requieren que el cuerpo tenga altas reservas de las vitaminas de tipo B como ser la vitamina B2, B5, B6 y B12 por lo que es muy importante consumir alimentos ricos en estas. Algunos de los alimentos con mayores contenidos de vitamina B son las carnes rojas, el pescado, los cereales, las legumbres y sobre todo los vegetales como el brócoli, la espinaca y los espárragos.

Pescado y sus ácidos grasos de Omega-3

Alimentos para combatir la ansiedad-2.jpg Los diferentes beneficios de los ácidos grasos de Omega-3 los hemos debatido en numeradas ocasiones. Deficiencias de estos en el organismo pueden incidir en la depresión mientras que altos contenidos ayudan al cuerpo a reponerse y a combatir la ansiedad. Las mejores fuentes de ácidos grasos de Omega-3 son el aceite de pescado, las semillas de lino, pescados como el salmón y el atún, las nueces y el aceite de canola.

Bananas y potasio

Alimentos para combatir la ansiedad-3.jpg El potasio es un elemento fundamental para el fortalecimiento y correcto funcionamiento del sistema nervioso y a su vez el sistema nervioso juega un rol fundamental en los trastornos relacionados con la ansiedad. Las bananas son la mejor fuente natural de potasio, seguida por las patatas dulces, las naranjas, los porotos blancos y los tomates.

Calabazas y mucho magnesio

Alimentos para combatir la ansiedad-4.jpg Tan solo media taza de semillas de calabaza equivalen a unos 150 mg de magnesio puro y el magnesio funciona muy bien cuando se trata de controlar el estrés. Por eso la calabaza y la espinaca son dos vegetales que no pueden dejarse de lado cuando se trate de reducir los niveles de estrés y superar esos momentos de ansiedad.

Las ostras y su efecto tranquilizante

Alimentos para combatir la ansiedad-5.jpg Las ostras son quizás el alimento con más cantidad de zinc, un mineral esencial que tiene un efectivo efecto calmante en el organismo. Junto a otras fuentes de zinc como las nueces y los frijoles, una cena con ostras puede hacer la diferencia