L.A.I.A. es una organización sin ánimo de lucro, que busca mejorar la comunidad creando espacios para la expresión y el entendimiento en las distintas ciudades con mayor diversidad étnica y cultural del mundo, creemos en la importancia de la integración para el crecimiento del individuo, la familia y la comunidad; y el Arte y la Cultura son los medios perfectos para lograrlo.

POR GENTILEZA DE UNA GRAN AMIGA Y MEJOR MUJER, MÓNICA IVULICH, ESTAMOS PRESENTANDO L.A.I.A. ARGENTINA, QUE SE ACOPLA , A LAS SEDES QUE ESTAN TRABAJANDO EN LATINOAMÉRICA Y EUROPA
- ( en EEUU, http://jurukan.wix.com/laia ) EN ESPAÑA : Laiaes España Intercultural )





"Cuando las cabezas de las mujeres se juntan alrededor de “un fuego”, nacen fuerzas, crecen magias, arden brasas, que gozan, festejan, curan, recomponen, inventan, crean, unen, desunen, entierran, dan vida, rezongan, se conduelen."( Mónica Ivulich)

UNION, TOLERANCIA Y PAZ

AGRADECEMOS A LA SRA. GRABRIELA ARIAS URIBURU POR ACEPTAR EL MADRINAZGO DE ESTA SEDE ARGENTINA!



FUNDADORA DE L.A.I.A. ARG . SRA. MARTA RODRIGUEZ
15-5937-0502

TODAS LAS RAZAS, TODOS LOS CREDOS...

TODAS LAS RAZAS, TODOS LOS CREDOS...

lunes, 12 de agosto de 2013

12 DE AGOSTO DIA INTERNACIONAL DE LA JUVENTUD!

DECILE NO A LA DROGA

y...que?



Estaba por escribir sobre una visita a un Neurópata que, hace 20 años, me revisó y me dijo: -'el primer remedio que le daré es este...' Y me pasó una tarjeta que decía en letras grandes: "Y ¿qué?" 
Pues sí, nada tiene tanta importancia como la salud...Si te dicen, perdiste el trabajo... y ¿qué? Si se fue con otra... Y ¿qué?
Al tiempo me dijeron: 'todo es para bien, en todo hay beneficio'
He venido aplicado esta convicción hace mucho tiempo y me ha dado muy buenos resultados, eso quería explicar hoy, mas cuando abrí mi mail, encontré una nota que lo dice mejor que yo... Así que abro esta ventana, venida de una tocaya pues voy a usar una ventana del e-mail para poner en esta: de internet a internet, la ventana parece de words y me gustó... 
Aquí va la nota:
LA HORA DE DESAPRENDER

'En la vida todos tenemos un secreto inconfesable, un arrepentimiento irreversible, un sueño inalcanzable, y un amor inolvidable'

Las mujeres y hombres maduros de ahora hemos llegado a una edad maravillosa en la que emprendemos el camino del desaprendizaje. 

Fuimos criados con la creencia de que debíamos ser los mejores en todo: mejores estudiantes, mejores esposos y esposas, mejores profesionales, mejores madres y padres, etc. 

Fuimos educados con la creencia de que TODO es pecado. 

Ha llegado la hora del desaprendizaje o lo que un amigo lo llama graciosamente, el importaculismo. (Todo me importa un culo). Ha llegado la hora de decir NO en muchas ocasiones, de mandar al carajo los compromisos y las obligaciones. 

Pasó la hora de las responsabilidades estresantes. hora nos gusta estar solos, disfrutar buenas conversaciones con gente que no nos insulta y que cree lo mismo que nosotros o que no le importa que opinemos diferente. 

Es la hora de hablar de todo sin necesidad de sostenerlo como medio de defensa. Es hora de ver películas, de estar en una finca durante la semana, de leer, de escuchar, de sonreír y de burlarse de la mayoría de los mortales que viven pendientes de las pendejadas.

Nosotros ya demostramos que las responsabilidades fueron bien atendidas por nosotros, que hicimos las cosas lo mejor posible, que dejamos huellas, que somos buenas personas. 
Lo que nos queda de vida es para nosotros, para disfrutar, para cumplir el mandamiento divino de amarnos a nosotros mismos. Por eso vamos a hacer lo que nos da la gana. Viajar al máximo, tomar café con amigas y amigos, conversar con todo el que nos encontremos. 

Ya pasó la época de los roles. Lo que fuimos, fuimos; ahora somos para nosotros mismos sin tener que rendir cuentas a nadie. 

Los demás seguirán su camino de responsabilidades y de afanes, de preocupaciones y nerviosismos. Nosotros ahora, estamos por encima del bien y del mal. 

Vamos a museos, asistimos a conferencias y si no nos gusta nos salimos sin que nos importe, redescubrimos al Quijote y a Fernando González. 
Ahora asistimos con mayor frecuencia a entierros y nos damos cuenta de que se aproxima el nuestro, pero estamos preparados, pues al fin y al cabo vivir es mortal. 

La vida es para nosotros una profunda experiencia interior, lejos de mitos, ritos, limosnas y pecados sin fin. 

Es la hora de empezar a relajarnos y de conversar largas horas con uno mismo, que es el único que permanece siempre, ahora y después de que abandonemos la nave del cuerpo. 
Nos rodean pocos seres a quienes amamos profundamente y que seguirán
viviendo sus propias experiencias, estemos nosotros o no. 

Mandaremos para donde sabemos, a la gente que nos molesta, la tóxica. Quienes nos buscan sin egoísmos, van a encontrar una sonrisa, una mirada tierna y comprensiva, un consejo acertado o no, afecto, etc. 
Somos, ahora sí, libres de ataduras, de prejuicios, de creencias. Somos libres, si no le tememos, ni a la vida, ni a la muerte. 

Harold Schlosberg (1904-1964)
Prof. de psicología en Univ. Brown. Nacido en Brooklyn, NY.